• Oxyboo

Las clases de natación no son suficientes para proteger a un niño del ahogamiento.

En E.U.A, los niños mueren más a menudo en el agua, que por

accidentes de tránsito.


Mi hijo casi se ahogó por dos veces, y cada vez fue por mi culpa. En ambos casos, había pasado tres cuartos de hora divirtiéndose en el chapoteadero... Cuando, me distraí por un minuto, y cuando volví a revisar, se había ido. Estaba por la parte profunda de la piscina, donde estaban jugando sus primos.


Afortunadamente, no tenía nada grave, al menos físicamente. Pero estos dos incidentes me han demostrado que los niños que se ahogan no piden ayuda, no luchan y no hacen ruido. Una verdadera tragedia.


A pesar de las clases de natación...


Hoy en America del Norte, el ahogamiento es la principal causa de muerte para los niños de 1 a 4 años. Y, en el 10% de los casos, los niños que sobreviven al ahogamiento sufren daños neurológicos permanentes.


Mi hijo tomó clases grupales de natación después de su primer accidente. Pero después del segundo, lo inscribí en clases particulares. Creía que la mejor manera de evitar que se ahogara era de asegurar de que conociera los conceptos básicos de la natación.


Estaba equivocado cuando descubrí en la prensa especializada, que la idea de que las clases de natación evitarán al ahogamiento, y que además son peligrosas para los niños pequeños : "Es parte del problema, no la solución ", dice Kevin Moran, un experimentado investigador de salvavidas y ahogamiento en la Universidad de Auckland, Nueva Zelanda.


La Academia Estadounidense de Pediatría tiene una visión más tradicional, pero también afirma que la falta de evidencia no recomienda clases de natación para niños menores de 4 años. Solo sugiere que las clases de natación reducen la probabilidad de ahogamiento.


Más allá de las clases.


Sin embargo, es clave que los niños aprenden habilidades de supervivencia durante el aprendizaje clásico de la natación, especialmente para los niños de 1 a 4 años.


"Básicamente, estos cursos están diseñados para preparar a los niños a nadar, para que estén cómodos en el agua (a través de diferentes ejercicios), y enseñarles técnicas básicas ", dice Barbara Morrongiello, profesora de la Universidad de Guelph, Canadá, que estudia prácticas de seguridad y prevención de ahogamientos.


Si las clases hacen que los niños disfruten jugando en el agua y nadando, eso es algo bueno.


Sin embargo los niños pueden ahogarse porque están muy cansados, por tener calambres o por lesionarse mientras jugaban en el agua. Es por eso que la supervivión de los padres de familia es más que importante.


"La natación es solo una de las muchas habilidades físicas y cognitivas que necesitas para evitar el ahogamiento", dice Kevin Moran.


¿Culpar a los padres?


Peor aún, la investigación sugiere que las clases de natación puedan hacer que los padres tengan demasiada confianza en las habilidades de sus hijos y lo vigilen mucho menos.


Según un estudio de 2014 de la Asociación Estadounidense de Psicología, Barbara Morrongiello y sus colegas observaron durante ocho meses a padres de niños (de 2 a 5 años) que tomaban clases de natación.


A medida de que se tomaron las clases, los padres comenzaron a creer que sus hijos tenían la capacidad de mantenerse a salvo en situaciones potencialmente peligrosas.


El padre y la madre comenzaron a pensar que podrían estar menos vigilantes cuando sus hijos estaban en el agua, lo cual tampoco es necesariamente cierto.


Y si hay algo que debe evitarse, es aumentar el número de niños que juegan en el agua sin supervisión. Soy, por supuesto, un mal ejemplo, pero pocos padres vigilan bien a sus hijos.


En un informe de 2009, Kevin Moran y sus colegas observaron a las familias en la playa y descubrieron que el 29% de los padres no supervisaban adecuadamente a sus hijos menores de 5 años, y que casi la mitad no supervisaba adecuadamente a sus hijos de 5 a 9 años de edad.


De hecho, una encuesta nacional de E.U.A realizada en 2004, mostró que el 88% de los accidente mortales sucedierón bajo vigilancia, pero que las personas que estaban presentes estaban distraídas, hablaban por teléfono o con otros nadadores, leían, comían, o tomaban el sol ... Lo que significa que la mayoría de los ahogamientos ocurrieron, con adultos cercanos que simplemente no prestaron suficiente atención.



La supervisión es clave durante las actividades acúaticas.

4 vistas
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

© 2018 Oxyboo, Inc. All Rights Reserved.                                                                                                                                                                                                                                                                                     Blog  Guides   Terms of Use   Oxyboo Privacy Policy