• Oxyboo

Enseñanza. La flotación en el medio acuático.

Hoy les hablaremos de flotabilidad.


Como los flotis o las llantas… las herramientas que ayudan a nuestros hijos a sentirse bien en el agua y chapotear como patitos!


Queremos tocar el tema de la flotabilidad para preparar las próximas vacaciones de semana santa, y por eso nos hemos acercado a algunas madres.


Una de las preguntas más frecuentes era "¿cuál es la mejor opción para aprender a nadar? ¿la más segura? ¿la más estable?", así que decidímos compartir nuestra gran experiencia en el campo.


Atención, este post no es una información "técnica", sino un sentimiento que hemos identificado con diferentes madres.


Comencemos con las llantas para los más pequeños (1 a 2 años):

Las llantas para bebés: Esta es la primera llanta que hemos elegido. Es la más estable de todas las opciones. Resultó útil para descubrir el agua durante sus primeros momentos acuáticos.

Solo los pies y las piernas están sumergidos, la parte superior del cuerpo y los brazos están fuera del agua. Por lo tanto le dá mucha confianza a los niños.

La gran desventaja de estas llantas es que cuando los niños están bien instalados, no tienen los brazos lo suficientemente largos como para pasar la llanta y jugar con sus pequeñas manos en el agua.



Una llanta redonda clásica:

Ideal para flotar, pero siempre nos da miedo de que, en un momento de falta de atención, se deslice y suelte los brazos del turno de la llanta...

Lo mismo ocurre con la llanta del asiento de la primera opción: los niños a menudo no pueden jugar con el agua, ya que sus brazos a menudo no son lo suficientemente largos como para pararse en la llanta y sumergirse en el agua.



Los flotis:

Un clásico para aprender y descubrir el agua. A los niños se les da mucho más libertad de movimientos y pueden jugar y saltar en el agua como quieren.



El chaleco de natación:

Accesorio esencial durante los viajes al mar, los niños se sienten cómodos y también están libres de movimientos. La flotación de este tipo de chaleco es bastante buena. Pueden corer , brincar y hasta echarse unos buenos clavados...

El único inconveniente menor es que es difícil de secar, y en el siguiente baño no es realmente bueno para volver a ponérselo porque está todo frío y se pega a la piel.

También se usa mucho al momento de subirse al bote, cuando se planea una salida en alta mar. De hecho, es algo obligatorio.



El traje de baño con foamy integrado:

En el mar como a la piscina, está cómodo y los niños pueden ir y venir entre la arena y el agua sin tener que ponerse y quitarse 15 veces seguidas sus flotis o su chaleco de baño.

Los niños se sienten en confianza, porque cuando entran en el agua con este tipo de traje de baño se ven libres y más felices. Es de máxima seguridad.



En Oxyboo pensamos que no hay un sistema de flotabilidad "ideal":


Depende mucho de los papis. De cómo se pueden adaptar al uso de cada producto y al comportamiento de su hijo en el agua.

Y siempre les recordamos que, incluso con llantas, nunca dejen a sus niños en el agua sin vigilancia.

Siempre tienen que permanecer con ellos, para darles confianza, y siempre estar atentos para intervenir en caso de problemas.

50 vistas
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

© 2018 Oxyboo, Inc. All Rights Reserved.                                                                                                                                                                                                                                                                                     Blog  Guides   Terms of Use   Oxyboo Privacy Policy